Manejo Defensivo en Bolivia

Manejo defensivo en Bolivia

El Instituto Nacional de Estadística estableció a través de un monitorio de prensa en septiembre del año 2017, que el mayor porcentaje de accidentes de tránsito en Bolivia se da a causa de fallas humanas. Asimismo, es necesario señalar, que la ciudad de Santa Cruz, llegaría a ubicarse como la ciudad con más alto porcentaje de accidentes de tránsito causados por fallas humanas, ya que el 94% de los accidentes en esta región se deben a dicha causa. A causa de esta problemática muchas empresas bolivianas del sector de la industria minera, petrolera u otros, como una política de seguridad, a momento de manejar un vehículo, exigen a los trabajadores capacitaciones previas en manejo defensivo. Esta medida en la empresas, se da con la finalidad de evitar accidentes de tránsito y crear una consciencia de manejo responsable en los trabajadores.

En este sentido, a través del presente artículo, procederemos a exponer de qué trata el mecanismo del manejo defensivo, su procedimiento y cuál es la finalidad del mismo.

¿Que es el manejo defensivo?

El manejo defensivo es una estrategia de conducción que a pesar de las condiciones adversas y acciones con las que un conductor pueda enfrentarse tiene la finalidad de evitar accidentes. Dentro esta estrategia de conducción existen un conjunto de procedimientos y técnicas para que el conductor pueda manejar de forma segura. Dichos procedimientos se encuentran basados en la falta de diligencia debida de los demás conductores.

Manejo defensivo en Bolivia

¿En qué consiste el manejo defensivo?

Esta manera de conducir consiste en tomar en cuenta las situaciones que existen al ir conduciendo y que las mismas pueden cambiar en cualquier segundo, por lo que el conductor debe conducir en un estado de alerta permanente. En este sentido, el manejo defensivo trata de adquirir una actitud de cortesía hacia los peatones y demás conductores, ya que prevé los actos inseguros que puedan surgir a causa de factores externos y adversos, como fatiga, distracción de otros conductores, neblina, animales en el camino, entre otros.

Elementos principales del manejo defensivo

Existen ciertos elementos esenciales que deberán ser tomados en cuenta para evitar posibles accidentes a través de una conducción de manera defensiva. Siendo dichos elementos los siguientes:

  • Visibilidad. Este elemento consiste en que el conductor observe constantemente alrededor de su vehículo, observando no sólo al vehículo que se encuentra delante, sino también al sitio donde podrá encontrarse el conductor dentro unos 15 segundos. Por otro lado, es importante que el conductor tome en cuenta que los demás conductores deberán poder visualizarlo, por lo que deberá evitar ser un punto ciego para los demás conductores.
  • Distancia. El conductor deberá manejar a una distancia prudente del vehículo que se encuentre delante, con la finalidad de que exista un espacio adecuado para poder reaccionar en caso de existir un accidente. En este sentido uno de los parámetros que podrá aplicarse es el de guardar una distancia de 4 segundos respecto al vehículo que se encuentra delante.
  • Comunicación. Este elemento consiste en que el conductor señale anticipadamente las acciones que realizará, por lo que deberá utilizar de manera correcta los guiñadores, las luces de parqueo y de esta manera los peatones como los demás conductores podrán entender la maniobra o acción que realizará.

Procedimiento adecuado para un manejo defensivo

Dentro este procedimiento es importante que el conductor no deje de lado los elementos de visibilidad, comunicación y distancia. Por lo que una vez aplicados estos elementos, el conductor al momento de conducir deberá evaluar las condiciones riesgosas que se encuentran presentes en su entorno, por lo que para ello será necesario que el conductor realice las siguientes acciones:

    • Observar los espejos laterales constantemente
    • Estar consciente de la velocidad en la que se dirige
    • Utilizar sus cinco sentidos
    • Observar con atención su entorno

Una vez evaluadas las condiciones riesgosas que podrían existir el conductor deberá preguntarse: ¿Que pasaría si sucediera alguna de ellas?, una vez realizada esta pregunta. el conductor deberá decidir cómo actuaría frente a este riesgo, por lo que deberá elegir la maniobra más segura que podría utilizar en caso de producirse la condición que era riesgosa.

En este sentido, podemos constatar que el manejo defensivo es una práctica utilizada por los conductores que tiene la finalidad de analizar los posibles riesgos que podrían surgir al momento de conducir y cuál sería la manera correcta de actuar del conductor en ese momento para evitar un accidente. El manejo defensivo sería una estrategia de conducción muy importante, que no sólo debería ser exigida para algunos trabajadores, sino que debería ser implementada como un requisito esencial para todos los conductores en general, logrando con esta política una mayor concientización y responsabilidad en los conductores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*